JUAN CARLOS ALMEIDA
JUAN_CARLOS_ALMEIDA_PERSONALES_01.jpg

Quedaría muy bien decir que su amor por el cine comenzó con Fellini, Bergman o Tarkovsky. Pero no, la historia de Juan Carlos es más local.

 

Tendría apenas 7 años cuando una mañana vio su casa invadida por decenas de personas cargando imponentes equipos de iluminación y enormes cámaras. Se filmaba la película María de mi Corazón, de Jaime Humberto Hermosillo.

Con menos de un metro de estatura, fue testigo y extra, de un despliegue cinematográfico que lo marcó de por vida.

 

A partir de aquel deslumbramiento, decidió estudiar Comunicación en la Universidad Iberoamericana; dos años fueron suficientes para darse cuenta que no era lo suyo. Abandonó la carrera y comenzó a trabajar en el área de producción en diferentes casas productoras. Mientras encontraba el rumbo académico, completó el diplomado de foto fija en Kodak México en el cual aprendió todos los procesos químicos de la fotografía análoga y experimentó con todos sus formatos: 4x5, 6x6 y 35mm.

Esto le permitió dar el salto al mundo digital con amplias bases.

 

Años más tarde, decidió viajar a Cuba para cursar la carrera de Cine y Fotografía en la emblemática EICTV, fundada por Gabriel García Márquez y Francis Ford Coppola. Durante 3 años tuvo acceso a conocimientos y técnicas de expertos internacionales, así como el invaluable contacto con alumnos que venían de diferentes latitudes y culturas. A partir de entonces, inició su camino como Director de Fotografía volcando su talento y pasión en películas, series y publicidad.

 

La inspiración de maestros como Ansel Adams y sobre todo los viajes, han impactado la búsqueda de Juan Carlos por retratar instantes únicos que captura a manera de memoria: unas imponentes vías de tren,

la alucinante luz roja del atardecer, la inocente sonrisa de un niño o la blancura de las nubes en los picos de los Alpes.

Momentos únicos que reflejan una permanente búsqueda por plasmar en su obra los contrastes de la vida. Con sus matices y sus texturas. Con sus luces y sus sombras.